Seguidores

17 marzo 2015

El padre de mi madre #4

Mi abuelo fue un hombre muy peculiar del que siempre he escuchado las anécdotas más insólitas. Roberto Roca, al que apenas conocí durante un año, dejó en mí una curiosidad eterna.
Tengo una sola imagen vívida en mi cabeza: yo estoy sentada sobre su regazo, mi hermana (4 años mayor) se pavonea tocando el piano y se desquicia cuando él improvisa una canción sobre un soretito que camina por la calle.
Aquí comienza un repaso breve de lo que he podido escuchar, preguntar y retener en mi memoria durante estos años.
Ojalá lleguen a quererle tanto como yo.
Lucila Yañez

ANÉCDOTA FUGAZ #4:
Durante un veraneo en familia, mi mamá y mi abuela iban a asistir a un baile que daba el hotel en el que estaban hospedados. Sin embargo, mi abuelo dijo que prefería quedarse en la habitación y descansar. Ya empezada la fiesta irrumpió en el salón un misterioso árabe que bailó toda la noche.
Túnica blanca, barba abultada, sí, era él.


3 comentarios:

  1. Hacen falta más abuelos así!! Un genio, un distinto

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias por detenerse en esta anécdota, muchachos!
    Me emociona que mi abuelo sea de todos.

    ResponderEliminar